La accesibilidad es un derecho para todo el mundo

29/08/2018

Anna Maria Guillén, Vicepresidenta del Grupo MIFAS, expone su opinión sobre la accesibilidad en la actualidad.

Una de las cosas que más me preocupa es que parece que mucha gente se ha instalado en una postura demasiado cómoda, de conformismo y, si esto ya es grave en la sociedad en general, en el colectivo de la discapacidad en particular, es muy peligroso.

Como vicepresidenta de MIFAS he de asistir a muchas reuniones con políticos y técnicos de diferentes administraciones. Una de las “excusas” que utilizan más a menudo para justificar el hecho de no tener en cuenta la accesibilidad es que no tienen denuncias que hagan ver el problema determinado. Lo peor, es que tengo que callar porque por desgracia tienen razón.

Cuando hay algún problema relacionado con la accesibilidad, ahora las quejas que se hacen en caliente, fruto del “cabreo”, normalmente a quien no toca o cuando no toca. Pero una denuncia útil ya no se hace porque total “no serviría para nada”.

“Útil” no significa “mojarse”, es decir, dar nombre y apellidos, fecha, lugar y la característica del problema. No sé por qué, puede que, por miedo, por dejadez, por discreción, por lo que sea, pero así no se hace. Sabiendo esto y ante una reunión con el gerente de la región sanitaria de Girona, decidí presentar una queja colectiva y pedí solo el nombre, el centro donde se había producido el problema y quien había sido. Es decir, que la confidencialidad estaba asegurada. En más de dos meses, recibí 2 quejas. Esto no quiere decir que no haya problemas (ya nos gustaría), significa que la gente “pasa”, y en el caso de sanidad es una pérdida muy importante, porque el actual gerente de la región sanitaria es una persona que sabe escuchar y que, además, actúa, cosa no muy frecuente en los responsables de administración.

Este “pasotismo” se está convirtiendo en una especie de arma cargada que se le está dando a la administración para que la utilice contra nosotros.

Y esto de que “no sirve para nada” no es verdad porque os aseguro que sí sirve. De forma particular, yo presenté una queja formal por un problema con una prueba diagnóstica y en dos semanas me lo solucionaron. De forma colectiva el plazo de resolución será más largo, pero como mínimo la administración ya no se podrá escudar en el desconocimiento de la problemática.

Así que, desde ahora, si tienes algún problema relacionado con la accesibilidad, ya sea urbana, en edificación, en transporte o en sanidad, ponte en contacto con nosotros y QUÉJATE.

 

Anna Ma. Guillén Pardo
Vicepresidenta de MIFAS
aguillen@mifas.com

Comentarios