Cómo superar con éxito una entrevista de trabajo

25/01/2021
Servicio de Integración Laboral MIFAS

La comunicación verbal y no verbal son elementos vitales durante el desarrollo de la entrevista, y tienes que adaptar una actitud positiva y coherente respecto a las preguntas que te hagan.

La entrevista de trabajo es una de las partes del proceso de selección que hace una empresa para la valoración de los candidatos o candidatas por el lugar vacante.

Se podría definir como un diálogo entre entrevistador/a y candidato/a, donde el primero tiene que intentar averiguar todo lo que necesita saber del entrevistado/a para comprobar si realmente es la persona adecuada al perfil que están buscando.

La entrevista no sólo permite al entrevistador/a extraer información, sino que la persona interesada en la oferta laboral, también debe aprovechar para extraer la máxima información posible para determinar si realmente le acaba de encajar el puesto de trabajo.

La estructura de la entrevista:

Las entrevistas suelen tener una estructura marcada por lo que a fases se refiere:

ANTES DE LA ENTREVISTA

No nos podemos presentar a la entrevista sin haber seguido, previamente, las siguientes recomendaciones:

  • Infórmate de la empresa: Es importante informarse sobre lo que hace la empresa, en qué sector trabaja, cuáles son sus últimas noticias... Consulta su página web para descubrir y conocer información al respecto. Te puede ser útil para resolver dudas y hacer preguntas durante la entrevista que denoten interés por tu parte.
  • Toma nota de tu CV: Es importante que tengas claro el CV que has enviado a la empresa, ya que, el entrevistador/a se basará en él para preguntarte y sacar la información que necesita. Recuerda tener claras las fechas, la formación, la experiencia... Tienes que mostrar coherencia y seguridad a la hora de responder a las preguntas relacionadas con el CV. Tienes que saber cómo explicarás tu trayectoria formativa y profesional (estudios, titulaciones, tareas que has desarrollado, motivos para elegir unos estudios u otros, éxitos, fracasos, puntos fuertes y débiles, motivaciones, intereses, objetivos vitales etc.).
  • Prepara las respuestas a preguntas personales: Es importante que tengas una idea de las respuestas que quieres dar a preguntas más personales, porque son de difícil improvisación y quizás el impulso nos lleva a decir cosas poco convenientes, o incluso quedarnos en blanco. Tampoco se trata de memorizarlo. Simplemente se trata de tener una idea de lo que queremos decir para no quedarnos sin argumentos.

DURANTE LA ENTREVISTA

Durante la entrevista es importante:

Presentarse a la entrevista con confianza y seguridad. Debe tener claro que si estás en la entrevista es porque la empresa ha valorado tu candidatura y por tanto te quiere conocer más. Esto significa que debes confiar en ti y tener seguridad para afrontar la entrevista con éxito.

IMPORTANTE: Que te quieran entrevistar no significa que ya lo tengas todo hecho. Tienes que tener confianza, pero no dar nada por seguro.

Tienes que mostrarte atento/a durante toda la entrevista para entender y captar lo que la persona entrevistadora está diciendo y preguntando. De esta forma podrás extraer mucha información valiosa.

Tienes que adaptar una actitud positiva y coherente respecto a las preguntas que te haga la persona entrevistador/a, es decir:

  • Si no tienes experiencia profesional deberás centrarte en remarcar tu formación y los motivos por los que estudiaste un curso y no otro. Es importante, también, destacar tus objetivos profesionales e intereses en el trabajo o sector en concreto.
  • Si, por el contrario, tienes mucha experiencia, pero poca formación, deberás remarcar las tareas desarrolladas en cada empresa, haciendo énfasis en las técnicas utilizadas, funciones concretas, si has tenido personal a cargo, etc. También será importante remarcar la buena predisposición para el aprendizaje, dar a conocer los conocimientos del sector en base a la propia experiencia, etc.
  • También es posible que te encuentres en una situación que te pueda obligar a cambiar de sector o de trabajo, ya sea por haber adquirido una discapacidad o haberte acreditado una Incapacidad permanente. En estos casos, donde ya no puedes seguir haciendo las mismas funciones de siempre y que conoces, deberás focalizar la entrevista en aquellas competencias o tareas que pueden ser extensibles a muchos sectores, como por ejemplo el hecho de haber tenido personal a cargo, cobro de caja, entre otros. Es importante que se remarque la buena predisposición y motivación para aprender, así como mostrar una buena capacidad de adaptación a nuevos contextos laborales.

Deberías hacer preguntas sobre la empresa, el negocio o el puesto a ocupar. Esto te dará información y también hará que la persona entrevistadora vea tu interés.

IMPORTANTE: Preguntar por preguntar no sirve, deben ser preguntas que tengan sentido.

La comunicación verbal y no verbal son elementos vitales durante el desarrollo de la entrevista. Debes tener presente que no sólo comunicamos de manera verbal, sino que también de manera no verbal.

Se entiende que la comunicación verbal es el conjunto de señales y símbolos que se utilizan para comunicar mediante el lenguaje oral, el lenguaje de signos o incluso la expresión escrita.

Por otra parte, la comunicación no verbal hace referencia a los movimientos involuntarios o inconscientes que acompañan a la comunicación oral, incluso la forma de contar las cosas (volumen, tono de voz, entre otros). Por lo tanto, esta comunicación complementa la comunicación verbal y menudo transmite más información que la expresión verbal.

IMPORTANTE: Hay que recordar que no se pueden dar cosas por entendidas. Algunos silencios o explicaciones a medias, pensando que se da por entendido algo, nos puede conducir a errores.

Comunicación verbal:

  • Presentar un discurso coherente y ordenado, utilizando un vocabulario adecuado al contexto.
  • Hay que evitar tutear a la persona, a menos que así nos lo pida o diga.
  • Utilizar el mismo idioma que la persona entrevistadora, en la medida de lo posible.
  • Siempre utilizar una reformulación positiva ya sea de intereses, metas, aficiones ... Subrayar el éxito y aprender de los errores.
  • Utilizar expresiones que denoten seguridad, confianza y sinceridad.
  • Evitar facilitar información perjudicial.

Comunicación NO verbal:

  • Vestimenta: También dice mucho de nosotros la vestimenta que presentamos a una entrevista de trabajo. No se trata de ir muy mudado/a sino de ir vestido/a de acuerdo con la posición de trabajo. Siempre tendremos que ir correctos, ya que la imagen nos connota de forma directa.
  • Higiene: Muy importante mantener una higiene correcta. El cabello, las manos, la ropa, el aliento... Los olores son elementos clave si nos referimos a la higiene personal.
  • Postura corporal y expresión facial: Durante las entrevistas es muy importante mantener una postura correcta. No apoyarse sobre la mesa y tampoco sentado como si estuviéramos en el sofá de casa. La expresión facial es importante ya que debe ir de acuerdo con lo que estamos diciendo, debe ser coherente. No podemos decir que estamos contentos y tener una expresión seria.
  • Contacto visual: Cuando estamos en una conversación tenemos que mirar a la cara de la persona que habla y cuando lo hacemos nosotros también. Esto denotará interés al oído y sinceridad al hablar.
  • Gesticulación de manos: Es correcto que apoyemos nuestras explicaciones con gesticulación de manos, pero tampoco puede caer en el exceso.
  • Puntualidad: Imprescindible llega puntuales a la entrevista. No hay que llegar media hora antes, pero sí con la antelación suficiente como para tranquilizarnos antes de la entrevista.
  • Manías o tics nerviosos: Importante intentar evitar movimientos que hacemos cuando estamos nerviosos, como por ejemplo rascarse la nariz, mover todo el tronco, tocarse el pelo, mover rápido la pierna ... estos movimientos transmiten nerviosismo, inseguridad e, incluso, falta de control.

CIERRE DE LA ENTREVISTA

Esta fase llega una vez la persona entrevistador/a ya ha obtenido la información que quería extraer para poder valorar si somos los candidatos/as idóneos/as por el lugar vacante. En esta fase será importante:

  • Hacer preguntas en relación a la empresa y al puesto vacante (horarios, tipo de contrato, salario...). Es importante que siempre hagas alguna pregunta, esto denotará interés. Ten en cuenta, sin embargo, que no hay que preguntar por preguntar, tampoco se trata de eso.
  • Cuando llegue la despedida, no olvides dar la mano y agradecer el tiempo que ha destinado la persona entrevistadora en conocer tu candidatura. Tienes que recordar que tan importantes son las primeras impresiones como la imagen final que das.

Es importante pensar y reflexionar en torno a la entrevista que hayas realizado, y hacer autocrítica para valorar en qué aspectos podrías mejorar en futuras entrevistas (¡si es que no te cogen a la primera!). También, ten en cuenta que tienes que mantenerte en contacto con la empresa para saber cómo evoluciona el proceso de selección.