27/07/2015

Recomendaciones para viajar en avión

Las personas con movilidad reducida tienen que hacer algunos trámites para viajar en avión. Aquí, os facilitamos varias recomendaciones generales y de salud que seguro que os ayudarán a tener un viaje más tranquilo y seguro.

Información general

- Para viajes largos se recomienda volar en primera clase/Business class, ya que los asientos son más cómodos y más amplios.
En clase turista se tendrán que pedir los asientos con reposabrazo abatible, lo más probable es que os ubiquen en el asiento de la ventana por temas de seguridad en caso de emergencia.

- Comprado ya el billete, se tiene que llamar a la compañía de vuelo para informar que se viaja en silla de ruedas u otros temas de movilidad.

- La mayoría de aeropuertos cuentan con un servicio de atención a las personas con movilidad reducida, se suele pedir en el mismo mostrador de la compañía de vuelo o también, en el caso de Aena, los encontraréis en el aeropuerto en un punto de encuentro.
Sus tareas son: ayudar a llevar el equipaje, acompañar a la zona de facturación, embarque, controles de seguridad, recogida de equipaje.
Para más información, consultar en la web: http://www.aena.es/csee/Satellite/aeropuertos/es/Page/1213017924001/

- En el momento de subir al avión, lo más común es embarcar los primeros, aunque algunas compañías lo hacen los últimos. También se intenta que sea en las filas de delante, para hacer más ágil el subir y bajar del avión.

- En el caso de no poder caminar, ya que la silla de ruedas es demasiado ancha para el pasillo del avión, disponen de una silla especial más estrecha, en la puerta del avión se hace el traspaso y vuestra silla irá en la bodega con el resto de equipaje, pero con una etiqueta especial para entregar al personal del avión a la hora de llegada.

- En el caso de que el aeropuerto no tenga finger (pasillo que te lleva de la puerta de embarque hasta el avión) disponen de un montacargas para subir al avión.

- La compañía aérea no puede ayudar con la comida, ni levantarlo, ni con la comunicación, ni con la medicación, tampoco llevarlo al baño. Si se necesita ayuda para todo esto, es necesario que traiga un acompañante.

Recomendaciones de salud

En primer lugar, recomendamos que informéis a vuestro médico de cabecera de la intención de viajar. Él/a os puede redactar un informe con vuestros problemas de salud y medicación, en el caso de que la toméis. Este informe no es obligatorio pero está bien llevarlo encima.

Dependiendo de vuestra patología tendréis unas necesidades u otras, pero en general:

- Para viajes largos se recomienda el uso de anticoagulantes (heparina subcutánea) para evitar trombosis debido a las horas de inmovilidad. Es una inyección 24h antes del vuelo.

- Con problemas de incontinencia, el uso de los lavabos dentro del avión puede ser posible si vais con bastones, o si podéis hacer pie para entrar. Con la silla de ruedas es imposible.

- En el caso de las mujeres, en viajes largos, recomendamos llevar una sonda vesical, ya que con un pañal serían muchas horas de humedad y hay riesgo de infección, a parte de la incomodidad que representa.
En el caso de los hombres hay más opciones, usar una botella, poner un colector, en cada caso se valorará la opción más adecuada.

- En el caso de tener que llevar material médico especial (jeringuilla u otro material clínico sobre el que hayan restricciones de transporte en cabina) os pueden acreditar su uso.

- Llevad la medicación en mano durante todo el vuelo si no tenéis alguien que os ayude.

- Si se usa un cojín anti escaras en la silla, recomendamos que lo pongáis encima del asiento del avión, estaréis más cómodos y reduciréis el riesgo de úlceras. Aplicad crema hidratante en la zona sacra antes y después del vuelo.